ACTIVAR POR TIERRA LA WORKING HOLIDAY VISA PARA CANADÁ

Normalmente lo que la gente hace es volar al destino y activar su visado una vez llega al aeropuerto y te toca pasar por inmigración. Bueno pues yo llevaba otros planes y no pensaba volar directamente a Canadá, de hecho, ya tenía comprado desde hacía tiempo mi vuelo a Seattle, dónde pensaba pasar unos días para después cruzar la frontera a Canadá en coche.

Primer problema que me encontré: mi vuelo a Estados Unidos era de entrada, no había comprado ningún vuelo de salida del país porque pensaba salir por tierra. Error, porque las compañías de vuelo no te dejan embarcar hacia USA si no tienes un billete que demuestre tu intención de irte. Mi primer pensamiento en ese momento fue el de comprarme un vuelo de Seattle a Vancouver, ya que al estar prácticamente al lado saldrían más baratos.

Segundo error: el vuelo de salida de Estados Unidos no podía ser a ningún país fronterizo, es decir, ni a Canadá ni a México. Momento pánico. Me puse a buscar vuelos baratos desde Seattle y acabé comprando uno a Medellín (Colombia) por 210€. Por supuesto no pensaba coger ese vuelo, pero menos mal que me lo compré porque efectivamente, cuando en Taiwán fui a coger el vuelo hacia Seattle, además de preguntarme cuánto tiempo pensaba pasar allí, me pidieron el vuelo que demostraba que pensaba irme. (210€ Tirados a la basura sí, pero es lo que tienen los contratiempos).

El 9 de Noviembre era el día que finalmente iba a irme de Estados Unidos (de verdad), para mudarme a Vancouver, Canadá, a unas 3h en coche de Seattle. Para que nos vamos a engañar, ese día estaba de los nervios, no me gusta nada el tema de cruzar fronteras (a quién le gusta ser cuestionado por uno de esos agentes de inmigración mientras te miran con aires de superioridad?).

Llegamos a la frontera, que es como si fuera uno de esos peajes que te encuentras en la carretera. Nos tocó el turno y el agente nos pidió los pasaportes, íbamos tres en el coche, dos amigas estadounidenses que solo iban a llevarme, y yo, que iba a quedarme en Canadá, así que le dije al agente que tenía que activar mi Working Holiday Visa y le entregué el documento donde indicaba que me habían aprobado el visado (Port of Entry Letter).

Empezaron las preguntas: ¿dónde nos habíamos conocido las tres que íbamos en el coche?, ¿qué iban a hacer ellas en Canadá?, ¿cuándo fue la última vez que visité el país?, ¿por qué venía de EEUU?, ¿lleváis armas?, ¿animales? y un largo etc. Pero bueno a pesar de todo nos tocó un agente simpático. Cuando hubo acabado de hacer preguntas nos devolvió los pasaportes y a mí además me dio un documento amarillo. Nos dijo que debíamos aparcar el coche un poco más adelante y entrar en las oficinas, las tres.

Eso hicimos, aparcamos y entramos, y cuando nos llegó el turno, nos atendió otro agente, este tenía la cara mucho más seria. Le dimos nuestros pasaportes y nos preguntó que quién era la que iba a activar el visado, así que le dije que yo, y les dijo a mis amigas que por favor se sentaran en la sala de espera mientras él me hacia unas preguntas (más??): ¿qué tipo de visado? “Working Holiday”, ¿qué es lo que vas a hacer allí? “trabajar y viajar”,  ¿qué has estudiado y en qué has trabajado? “Administración y Dirección de Empresas y mis últimos trabajos han sido en un restaurante y en un banco”, ¿en qué quieres trabajar en Canadá? “en lo que sea que me permita ganar dinero para sobrevivir en el país” (la verdad no sé si esa última fue la respuesta más acertada porque parece que llegase sin dinero cosa que no les gusta ya que quieren ver que te puedes mantener), la siguiente pregunta fue que cuáles eran los documentos que llevaba conmigo. Le entregué la carta de aprobación del visado (PoE), un certificado de saldo de mi cuenta bancaria con el que demostrar que tenía suficientes fondos (te piden al menos CAD$2400),  mi póliza de seguro demostrando que tenía duración de un año (no le gustó que no estuviese en inglés, pero le señalé las fechas dónde se indicaba la duración del visado y me lo aceptó), los certificados policiales de los países en donde había vivido por más de 6 meses (en la página web del gobierno canadiense no ponía que fueran obligatorios, pero yo los pedí por si acaso, además el agente me preguntó por los originales pero finalmente me aceptó las copias). Me preguntó si tenía algún otro documento y le dije que no, así que me dijo que me sentase porque los iba a revisar y que si tenía más preguntas me llamaría.

¿Es o no es para ponerse nerviosa?

Al cabo de 15 minutos el agente me volvió a llamar para hacerme más preguntas: ¿cuál era la dirección dónde vivía? ¿dónde me había quedado mientras estaba en EEUU? Y que si me había hecho algún examen médico, a lo que le dije que no (a los ciudadanos españoles no nos lo exigen a la hora de solicitar la Working Holiday por lo que me extrañó que me lo preguntase). Me dijo que me volviese a sentar, y finalmente 15 minutos más tarde me volvió a llamar y me dijo que me habían activado el visado y el permiso de trabajo. Me grapó el documento en mi pasaporte y me leyó las condiciones a las que estaba sujeto, como por ejemplo, que no estaba autorizada a trabajar en nada relacionado con el comercio sexual, como strip clubs, salones de masajes, “servicios de compañía”, ni tampoco en el cuidado de niños, ni como profesora, ni tampoco en ningún área relacionado con la salud, como pueden ser hospitales, ya que no había traído ningún certificado médico, pero bueno tampoco me importaba mucho porque no tenía pensado trabajar en nada relacionado con esa área, así que le di las gracias, y por fin pudimos irnos.

Nos tuvieron allí más de media hora. Sinceramente, no creo que esto ocurra cuando activas el visado vía aire. Al llegar al aeropuerto siempre te hacen preguntas, pero activar el visado cuando llegas en avión suele ser mucho más rápido. Aunque la conclusión es que si quieres hacerlo por tierra se puede hacer sin ningún problema, que era lo que más me preocupaba ya que cuando buscaba información la mayoría de gente hablaba de activarlo en el aeropuerto y había muy pocos ejemplos de activación por tierra, simplemente hay que tener todos los documentos que puedas aportar a mano, y por supuesto, cuantos más mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *